Easy listening, Mood music & Space Age Pop

Por Salvador Domínguez





La corriente mainstream
En la posguerra, durante los primeros días de la televisión comercial y siguiendo la relumbrante estela triunfadora de Frank Sinatra, Perry Como y Bing Crosby, surgió una nueva oleada de baladistas, que renovaron y acapararon el panorama musical de finales de los años cuarenta y buena parte de los cincuenta. 

Su acceso a las listas de éxitos de la revista Billboard, inequívoco barómetro de los índices de ventas de discos en Norteamérica, fue arrollador, ejerciendo una apabullante hegemonía hasta que, a partir de 1956, el rock ´n´ roll terminó desbancándoles de los primeros puestos de popularidad. Naturalmente, los que eran buenos y tenaces, o los que tuvieron más suerte, se quedaron, y desarrollaron una notable y dilatada carrera.

Las voces del maintrseam pop
Entre la nueva corte de cantantes melódicos que superpoblaron el mercado del disco durante la posguerra, sobresalieron Frankie Laine, Patti Page, Vic Damone, Tony Martin, Mario Lanza, Eddie Fisher, Dean Martin, Al Martino, Tony Bennett, Tennesse Ernie Ford, Johnnie Ray, Guy Mitchell y Teresa Brewer. 

Sus canciones, invariablemente aseadas y sin estridencias gratuitas, dieron coloración y textura a una etapa de bonanza económica, en la que la industria discográfica terminó de afianzar su influencia y su poderío, los cuales mantendría intactos hasta prácticamente el final del siglo XX, cuando la aparición de Internet y de las copias y descargas piratas pusieron el mercado del disco al borde del precipicio.

En las grabaciones, estos artistas contaron con el respaldo de músicos avezados, muchos de ellos veteranos de big bands de swing reconvertidos en A&Rs y directores musicales, los cuales modelaban a su antojo la personalidad de los artistas, tomando mucho más en cuenta la tecnología de un estudio de grabación, y las posibilidades y los gimmicks comerciales que gracias a ellas pudieran obtenerse, que en intentar reproducir el sonido natural del artista en directo, como se había hecho hasta entonces. 

De entre esta inmensa maraña de directores y A&Rs, los más señalados fueron Mitch Miller, Percy Faith, Ray Conniff (de la Columbia), Hugo Winterhalter, Henri René, Marty Gold (RCA Victor), Victor Young, Gordon Jenkins, Carmen Cavallaro (Decca), Paul Weston, Axel Stordahl, Les Baxter, Frank De Vol, Nelson Riddle, Billy May (Capitol), Pete Rugolo, Richard Hayman, Glenn Osser, Harry Geller, Ralph Marterie, David Carroll, Hal Mooney (Mercury) y Leroy Holmes (MGM), músicos y arreglistas de primer orden.


Serenades, Victor Young and His Singing Strings 
(Decca, 1953)

Christmas - Sing along with Mitch, Mitch Miller & The Gang 
(Columbia, 1958) 

Come with me to faraway places, Richard Hayman
 (Mercury, 1956)

´S marvelous, Ray Conniff & His Orchestra 
(Columbia, 1957)

Wish you were here, Hugo Winterhalter and His Orchestra
(RCA Victor, 1959)

Riot in rhythm, Henri René and His Orchestra
 (RCA Victor, 1959)

Music for Hi-fi bugs, Pete Rugolo and His Orchestra
 (EmArcy, 1956)


La mayoría de estos grandes profesionales, aparte de dirigir o de acompañar a las estrellas de sus respectivas compañías, también publicaron elepés instrumentales, encuadrados dentro de lo que se conoció como mood music, un estilo cuyo impacto popular fue importante, pues logró conectar de pleno con los gustos del más relamido público de los años 1950 por medio de unas cuidadas orquestaciones ambientales sumamente efectistas.






Easy listening / Mood music
Ateniéndonos estrictamente a los hechos, los términos easy listening y mood music fueron acuñados por Paul Weston en 1944, cuando empezó a desarrollar este estilo de música en sus primeros álbumes instrumentales para Capitol Records, tiempo después de que Johnny Mercer lo nombrase director del departamento de A&R de la compañía. 


Music for easy listening, Paul Weston and His Orchestra
 ( Capitol, 1950 - LP de 10" )

El éxito de Music for dreaming y Music for easy listening, publicados en álbumes que contenían 3 discos de 78 RPM, y posteriormente reeditados en soporte de elepé de 10”, abrieron el camino para este género que, a su vez, englobaría distintos y muy variados subgéneros, dependiendo de la temática empleada para colorear sus contenidos: 

1. Música polinesia, caribeña, brasileña o hawaiana, sazonada con percusiones persuasivas y envolventes orquestaciones.  O sea, lo que se conoce desde hace años como "world music":


Ritual of the savage, Les Baxter and His Orchestra 
(Capitol, 1951 -LP de 10")

Malaguena, Music of Cuba, Percy Faith and His Orchestra 
(Columbia, 1958)

Forbidden island, The Exotic Sounds of Martin Denny
 (Liberty, 1958)

Bahia, The Arthur Lyman Group
 (Hi-Fi Records, 1959)

Intimate percussion, Stanley Black His Piano and Latin Rhythms
(Decca, 1961)

Voodoo, exotic music from Polynesia and the Far East, Robert Drasnin
(Tops Records, 1959)

Rumba for moderns, Belmonte and His Orchestra 
(RCA Victor, 1958)

Raisins & almonds cha cha cha & merengues
Johnny Conquet His Piano & Orchestra
 (RCA Victor, 1958)

Hugo Winterhalter goes ... Latin, Hugo Winterhalter
(RCA Victor, 1959)

Skin tight, Marty Gold and His Orchestra 
(RCA Victor, 1960)

Hawaiian paradise, Leo Addeo His Orchestra and Chorus 
(RCA/ Camden, 1965)

Rhythms of the South, Edmundo Ros and His Orchestra
(London, 1957)

Cuban moonlight, Stanley Black and His Orchestra 
(London, 1958)

Castles in Spain, Michel Legrand and His Orchestra 
(Columbia, 1956)


Velvet carpet, George Shearing Quintet with String Choir
(Capitol, 1956)


2. Piezas de grandes éxitos de Hollywood y de series de televisión:


Film encores, Mantovani
 (London, 1958)

More music from Peter Gunn, Henry Mancini
 (RCA Victor, 1959)





3. Música íntima y relajada, propia de un sofisticado cocktail lounge: 





4. Música espacial: 



Soundproof, the sound of tomorrow today, Ferrante and Teicher
 (Westminster, 1956)


5. Música en alta fidelidad, en estéreo o en sistema f:35d, grabada con la tecnología punta del momento, al gusto del oído más exquisito: 

Percussion in a tribute to: Perez Prado, The Frankie Capp Percussion Group 
(Kimberly, 1961)

African sounds, Carl Stevens
 (Mercury, 1962 -35mm magnetic film recording vinyl)


Far away places Volume 2, Enoch Light and His Orchestra 
(Command, 1963 -35mm film magnetic sound recording)


Arriba!  Edmundo Ros and His Orchestra
(Decca, 1966 -Phase4 stereo spectacular sound)


El anteriormente citado Paul Weston estaba casado con la cantante Jo Stafford, famosa excomponente de The Pied Pipers, grupo vocal femenino -acompañante de la big band del trombonista Tommy Dorsey- del que que Weston había sido director musical y a quien brindará todo su apoyo musical durante esta renovada etapa. 

* PAUL WESTON FUE DIRECTOR MUSICAL DE CAPITOL RECORDS, DESDE SU FUNDACIÓN, EN 1942, HASTA 1950, CUANDO PASÓ A LA COLUMBIA. EN 1957 REGRESÓ A CAPITOL. A PARTIR DE 1944, PUBLICÓ UNA SERIE DE ÁLBUMES QUE IMPULSARON LA MÚSICA LOUNGE E INFLUYERON EN OTROS DIRECTORES DEL GÉNERO, COMO LES BAXTER, MARTIN DENNY Y EL MEXICANO ESQUIVEL.

Otro director, de características parecidas a las suyas era Axel Stordhall, arreglista clave en la big band de Tommy Dorsey y marido de otra ex Pied Piper: June Hutton, a la que produjo varios álbumes para Capitol Records. 

Los discos que Stordahl y Weston realizaron y arreglaron para sus respectivas esposas figuran entre los mejores trabajos de música easy listening y lounge de los años 1950. 


Autumn in New York, Jo Stafford with Paul Weston and his Orchestra
 (Capitol, 1950)

Afterglow, June Hutton and The Boys Next Door 
(Capitol, 1955)


* AXEL STORDAHL FUE DIRECTOR MUSICAL DE FRANK SINATRA EN SU ETAPA CON COLUMBIA RECORDS (1942-1953), DIRIGIÓ LA ORQUESTA DE SU SHOW DE TELEVISIÓN Y ORQUESTÓ SU PRIMER DISCO PARA CAPITOL.

Más en los terrenos del cool jazz, pero también cercano al universo del mood music, tenemos un disco magistral, producido por el director italoamericano Pete Rugolo: Something cool (Capitol, 1954), e interpretado por la estupenda cantante June Christy -proveniente, al igual que Rugolo, de la big band del pianista Stan Kenton-, probablemente una de las más acertadas, sutiles e inspiradas grabaciones de la década. 


Duet, Stan Kenton & Julie Christy (Capitol, 1955)

Something cool, June Christy 
(Capitol, 1954)


Dentro del concepto genérico de mood music habría que sumar al director ruso André Kostelanetz, a los británicos Edmundo Ros -nacido en Trinidad, criado en Venezuela- y Stanley Black -exdirector de la Orquesta de la BBC-; a los trompetistas Monty Kelly, Robert Farnon, y Ray Anthony -tenaz superviviente de las big bands de Glenn Miller y Jimmy Dorsey, que durante los años cincuenta mantuvo activa una orquesta de 16 componentes-; y al invidente pianista inglés George Shearing, otro gran favorito de cualquier cocktail lounge de easy listening / mood music que se preciara. 


Lure of the tropics, Andre Kostelanetz and His Orchestra
(Columbia, 1955)

Ros album of sambas, Edmundo Ros and His Orchestra
 (London, 1957)

Tropical moonlight, Stanley Black and his piano 
(Decca, 1958)

Velvet carpet, George Shearing Quintet with String Choir
(Capitol, 1956)



Space Age Pop
Día a día, conforme fue transcurriendo la década, el género evolucionó, sofisticándose y buscando vías de mayor actualidad, arrastrado por una corriente de sonidos analógicos, que lo conducirían al radiante `Space Age Pop´, de músicos tan originales y adelantados a su tiempo como fueron:
Esquivel, Martin Denny (teclados), Billy Mure, Tony Mottola, Al Caiola (guitarras), Ferrante & Teicher (dúo pianístico), Leo Diamond (armónica), Phil Kraus (xilófono y percusión), Dick Hyman (piano), Arthur Lyman (vibráfono, percusión), Terry Snyder (percusión), Sid Bass, Russ García, Bob Thompson, Lew Davis y Hugo Montenegro (arregladores musicales), Doc Severinsen (trompeta), y el veterano violinista Enoch Light, creador del sello especializado Command Records, cuyas elitistas grabaciones siempre tenían la audacia como máxima.




Bongos Flutes Guitars, Los Admiradores
 (Command, 1960)

Persuasive percussion volume 2, Terry Snyder and The All Stars 
(Command, 1960)

Exploring new sounds in Stereo, Esquivel and His Orchestra 
(RCA Victor, 1959)

Other worlds other sounds, Esquivel and His Orchestra
(RCA Victor, 1958)


Exotica, The Sounds of Martin Denny
(Liberty, 1958 -versión estéreo)


Estos músicos, caras desconocidas para el gran público de la época, manipularon los sonidos de sus respectivos instrumentos para llevarlos más allá de los límites de la lógica, y presentaron una colección de imágenes descriptivas de las que nacía la más absoluta conmoción. Su aportación resultaría clave en la inmediata aceptación del sistema estereofónico, y pertenece a un período musical que arranca en 1957. 


Fireworks, Billy Mure´s Supersonic Guitars
 (RCA Victor, 1958)

From another world, Sid Bass
 (Vik, 1956)

Blast off ! Ferrante and Teicher 

(ABC Paramount, 1958)


Guitar ... Paris, Tony Mottola
 (Command, 1964)

Provocative piano, Dick Hyman and His Orchestra
 (Command, 1960)

Dimension .3., Enoch Light and The Light Brigade 
(Command, 1964 -Stereo Recording of ‘3-Speaker Presence’ )


La estela innovadora de Command Records pronto fue adoptada también por la RCA Victor, en su serie especial "Stereo Action: The Sound Your Eyes Can Follow":

It´s magic, Marty Gold and His Orchestra
 (RCA Victor, 1961)

Runnin´ wild, Dick Schory´s Percussion and Brass Ensemble
 (RCA Victor, 1961)

Paradise regained, The Exotic Music of the Pacific
Leo Addeo and His Orchestra 

(RCA Victor, 1964)



El llamado `Space Age Pop´, o `Pop de la Era Espacial´, de plena vigencia en nuestros días, es un género que engloba múltiples tendencias y escapa a cualquier categorización posible. Forma parte de un momento histórico, el de la carrera espacial entre Estados Unidos y la Unión Soviética, que coincide con la aparición de la estereofonía.

Sus grabaciones reflejan la estética lounge propia de los años 1950, dentro de la cual se camuflan artistas de los más variados estilos, ya sean de corte latino (Xavier Cugat, Machito, Noro Morales, Pérez Prado, Chico O´Farrill, Tito Puente, Tito Rodríguez), de orientación jazzista (Stan Kenton, Jonah Jones, Cozy Cole), veteranos de la música sweet (Frankie Carle, Russ Case, Guy Lombardo, Vincent López, Lawrence Welk, Les Brown), súperguitarristas (Alvino Rey, Les Paul, Chet Atkins y Billy Strange), cantantes (Louis Prima, Keely Smith, Mel Tormé, Yma Sumac), grupos (The Three Suns, Ames Brothers, The Four Lads) y celebridades de la televisión, como Steve Allen y Dick Van Dyke, quienes llegaron a rubricar discos etiquetados con la premisa easy listening.






Afro cuban jazz: Kenya, Machito 
(Roulette, 1958)

Mambo for cats -recopilatorio de distintos artistas- 
(RCA Victor, 1955)

Havana, 3 a.m., Perez Prado and His Orchestra 
(RCA Victor,  1956 -EP doble)




Dance mania, Tito Puente and His Orchestra 
(RCA Victor, 1958)

Kenton in Hi-FI, Stan Kenton and His Orchestra
(Capitol, 1956 -versión estéreo: 1959)

California suite, Mel Tormé with Chorus and Orchestra
 (Fresh Sound Records, 2017 - doble CD)
Conducted by Hal Mooney (Capitol, 1949) & Marty Paich (Bethlehem, 1957)



Mambo!  Yma Sumac 
(Capitol, 1954)


Los aficionados a esta música también han enmarcado dentro de ella a Sandy Nelson, The Ventures, Santo & Johnny, Joe Meek, y The Shadows, notables representantes del primer rock instrumental, y citan a Herb Alpert and the Tijuana Brass, Sergio Mendes, John Barry, Baja Marimba Band y a los Indios Tabajaras como principales referentes de los años 1960. 



South of the border, Herb Alpert´s Tijuana Brass 
(A&M Records, 1964)

Herb Alpert presents Sergio Mendes & Brasil `66 
(A&M Records, 1966)

Watch out!  Baja Marimba Band 
(A&M Records, 1966)


Tampoco conviene olvidar que el archifamoso Misirlou, de Dick Dale, un tema proveniente del folclore griego, ya había sido revisado con anterioridad por arquitectos de la música lounge-easy listening tan celebrados como Martin Denny, Terry Snyder y Arthur Lyman.

El sonido estereofónico 
Otra sorprendente innovación fue la aplicación en los discos del sonido estereofónico, inventado en 1931 por el físico inglés A.D. Blumlein, que por haberse avanzado a su tiempo no se explotó ni se lanzó al mercado hasta finales de 1958, cuando la industria discográfica lo presentó como “un logro superlativo de la ciencia para mejorar la calidad y fidelidad de la escucha, y así brindar al oyente la posibilidad de reproducir sonidos reales con una mayor profundidad y definición”.




Como podemos apreciar, los departamentos de marketing de las empresas discográficas supieron asimilar perfectamente el paso del sistema monoural (un sólo canal) al binaural (dos canales distintos), y crear una campaña promocional acorde a los nuevos tiempos. 

Uno de los métodos que usaban para despertar el interés en el “sonido estéreo” fue intentar explicar al consumidor, a través de ilustraciones en las contraportadas de los LPs, el porqué de ese “logro superlativo de la ciencia” denominado estereofonía, acompañades de frases tan rimbombantes: “360 Hemispheric Sound”, “Full Dimensional Sound”, “Full Frequency Stereo Sound”, “Space Age Stereo”, “Dual Dynamic Recording” o “Esteréo en tercera dimensión”, que ningún hijo de vecino era capaz de descifrar.


   




Igualmente, se dedicaron a detallar minuciosas especificaciones sobre qué tipo de micrófonos, mesa de sonido, amplificadores, magnetófonos, ecualizadores y cortadora de acetato se habían empleado en la realización del disco, que, al leerlas, transmitían la impresión de haber sido transcritas por físicos nucleares en un laboratorio secreto de la NASA. Aún así, el invento marketiano dio sus frutos, y cómo. Para 1970 ya no existían discos monourales y el estéreo quedaba definitivamente institucionalizado como único sistema.

Todos estos avances tecnológicos permanecerán prácticamente inamovibles hasta 1983, cuando se adopta el sistema de grabación digital y se comercializan los primeros discos en soporte CD -avalados por las compañías Philips y Sony-, que harán desaparecer los vinilos analógicos al término de aquella década. 

En el ínterin, la industria discográfica puso a la venta dos nuevos tipos de soportes de audio: el casete, desarrollado por la compañía holandesa Philips, en 1963, cuyo éxito comercial fue tremendo, y el 8 Track Cartridge, creado en 1965 por la RCA Victor, cuyo uso fue de lo más efímero, a pesar de contar con el respaldo publicitario y financiero de la Ford Motor Company, deseosa de acoplarlos en su extensa gama de automóviles. 

Invasores de Marte
Llamó también poderosamente la atención del público de los primeros años 1950 el asunto de los ovinis. Períodicos y revistas publicaban con sospechosa regularidad fotos de objetos voladores no identificados, captadas en distintos puntos del planeta. Ahora, aparte del comunismo y de la amenaza nuclear, un nuevo peligro parecía cernirse sobre la civilización: el de una invasión alienígena. 

La industria de Hollywood, que sí que estaba amenazada de verdad por el empuje arrollador de la televisión, aprovechó la situación y, antes de desarrollar nuevas técnicas como el Cinerama y el Cinemascope, y trucos como el de las gafas en 3-D, se lanzó a la explotación de largometrajes de “marcianos”. Pese a sus bajos presupuestos y a la ausencia de nombres famosos en sus repartos, las películas sobre invasores del espacio, robots y seres mutantes tuvieron una acogida espectacular. 




El ciclo comenzó con Ultimátum a la tierra, un clásico del cine de ciencia-ficción, que en esa década aportaría otros títulos no menos sobrecogedores, con enigmáticas bandas sonoras escritas por especialistas como Bernard Herrmann, Dimitri Tiomkin, Raoul Kraushaar, Leith Stevens, Carmen Dragon, Bebe y Louis Barron, y Henry Mancini.


10 CLÁSICOS DEL CINE DE CIENCIA-FICCIÓN DE LOS AÑOS 1950.

1.ULTIMÁTUM A LA TIERRA (THE DAY THE EARTH STOOD STILL ROBERT WISE, 1951).

2. ENIGMA DE OTRO MUNDO (THE THING FROM ANOTHER WORLD, CHRISTIAN NYBY, 1951).

3. LA GUERRA DE LOS MUNDOS (THE WAR OF THE WORLDS, BYRON HASKIN, 1953).

4. INVASORES DE MARTE (INVADERS FROM MARS, EDWARD L. ALPERSON, 1953).

5. OBJETIVO: LA TIERRA (TARGET EARTH, SHERMAN A. ROSE, 1954).

6. LA  MUJER Y EL MONSTRUO (CREATURE FROM THE BLACK LAGOON, JACK ARNOLD, 1954).

7. LA INVASIÓN DE LOS ULTRACUERPOS (INVASION OF THE BODY SNATCHERS, DON SIEGEL, 1956).

8. PLANETA PROHIBIDO (FORBIDDEN PLANET, FRED McLEOD WILCOX, 1956).

9. LA MASA (THE BLOB, I. S. YEAWORTH, 1958).

10. PLAN 9 DEL ESPACIO EXTERIOR (PLAN 9 FROM OUTER SPACE, ED WOOD, 1959).



© del texto: Salvador Domínguez
2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario